El señor. Felisa Bisbal

la virgulilla - felisa bisbal - relatos

El señor amaneció extrañamente rejuvenecido, hasta para su viejo mayordomo, que lo conocía desde antes de nacer.

Entre los dos sumaban más de ciento cincuenta años, los mismos que el viejo caserío en el que vivían.

Todo era vetusto y ajado a su alrededor, los muebles pertenecieron a los antiguos señores, padres del actual señor, en esa casa no se había cambiado nada, nunca.

La tierra, tan vieja como ellos, hacía tiempo que ya no daba fruto, todo era polvo, polvo blanco y viento, que sonaba como un lamento del infierno en las noches de invierno. Ocupaba su tiempo en la lectura de los polvorientos clásicos de la literatura universal. No cruzó nunca los límites de su propiedad, aunque era amigo de recibir visitas y conversar compartiendo una copa del buen vino de su propia cosecha.

Los amigos perecieron uno tras otro víctimas de la edad, la reserva de tintos se acabó consumiendo, los alimentos se reducían a unas tristes patatas con zanahoria cuando se quedaban sin suministro de carne.

La tristeza se acopló al señor del lugar como una losa funeraria a la sepultura. Nadie para departir, solo su viejo mayordomo leal hasta la muerte pero de parca conversación. Hacía años que alguna señorita de la zona, pasaba una tarde junto a él y sólo el sirviente sabía que le costaba diez euros convencer a las más marginadas de la sociedad, prostitutas, mendigas, drogadictas, a visitar a su señor fingiendo interés y amistad.

Ese día, el señor se sentía fuerte, tras la visita tan hermosa del día anterior y el mayordomo le guisó un magnífico caldo de esa carne tan sabrosa que conservaba en el enorme congelador.

—Trabajas demasiado y me cuidas como un verdadero padre—. Saboreaba con auténtico frenesí la sabrosa comida.

Cuando cubrió las piernas de su señor para que durmiera la siesta cómodamente, salió, arrastrando los huesos de la última visita hasta el viejo molino y molió y molió hasta convertir el esqueleto de la joven pordiosera en ese polvo blanco que todo lo cubría.

—Lo que sea por usted, señor, lo que sea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

La cabaña. Mª Carmen Castillo

la virgulilla- la cabañaLA CABAÑA

 

Tenían ocho años cuando la construyeron como símbolo de su independencia, con ramas y restos de ladrillos y palés. Alfie se llevó un buen golpe cuando se desplomó parte del sencillo techo y sufrió varias heridas, al cortar la madera con un serrucho. Nando reveló sus dotes para la organización, porque sin mancharse las manos, dirigió con eficacia toda la operación de construcción. Joselito resultó ser el más previsor, porque aportó un plástico grueso que ataron al techo y evitó que se empaparan durante una épica tormenta de agosto, porque había visto la predicción meteorológica. Marieta surtió de golosinas y bebidas a toda la pandilla, siendo recibida en el refugio secreto con alegría, a pesar de ser una chica. Arturito despreció a sus amigos por pasar el verano metidos en aquel tugurio. Él quería disfrutar de su recién inaugurada libertad, aunque estuviera solo.

Años más tarde, los amigos regresaron al pueblo para asistir al entierro del infeliz Alfredo, quien había sufrido multitud de accidentes, hasta que el último le costo la vida. Fernando dejó su elegante gabinete de arquitectura por un día, aunque era un hombre muy ocupado. José confió a su compañera la predicción meteorológica en la televisión. María les agasajó en su restaurante, el mejor del pueblo y posiblemente de toda la provincia.

Fernando y José preguntaron por Arturo, que no había asistido al funeral de aquel amigo de su infancia. María les contó que se había convertido en un mendigo sin techo, debido a sus ansias de libertad y a su incapacidad para adaptarse. Ahora vivía entre las ruinas de aquella sencilla cabaña.

Cuando fueron a verle, antes de regresar a sus quehaceres, Arturo les miró con una expresión que parecía vacía, pero sus palabras estuvieron marcadas por una amarga sabiduría.

-Parece que la puta cabaña resultó profética en cuanto a nuestro destino, chicos. ¡Me cago en mis muertos! ¡Ojalá hubiera jugado con vosotros aquel verano!

Sus antiguos amigos estuvieron de acuerdo con él.

Nuestras tertulias.

La virgulilla (3)

La tertulia La Virgulilla se reunió ayer, com cada jueves, en la terraza más fresquita de Castellón, la del Cantonet de les Aules (aunque hoy no se estaba fresquito ni allí), para corregir los relatos que acordamos escribir, con destino a nuestro proyecto de revista. Aún no están todos, pero van llegando poco a poco.

También quedamos para participar en la próxima Fería de la Novela Romántica que tendrá lugar en Benicasim desde el 29 de junio al 2 de julio. Precisamente ese domingo 2 de julio, a las cinco de la tarde, tendrá lugar una mesa redonda, moderada por Yolanda Quiralte, donde la tertulia estará presente.

Hablando de una y otra cosa, no sé cómo la conversación derivó hacia el feminismo y la violencia de género. Madre mía, y es que aquí se puede hablar de todo y de nada, pero en cuanto Felisa se impuso, Nina propuso la palabra moribunda a salvar, que esta semana será: zancajos, así que no os preocupéis si veis que los tertulianos la usamos en las redes sociales. Es por una buena causa y os invitamos a que hagáis lo mismo dejando vuestro comentario.

La tertulia. Novela negra vs novela romántica.

La virgulilla (3)

Reportera: Mª Carmen Castillo

Hoy la tertulia “La virgulilla” ha tratado de Novela Romántica (que no “rosa”) versus Novela negra, y de que esta última, a pesar de ser considerada durante mucho tiempo como un género menor, se está abriendo camino y siendo más valorada que la romántica, menospreciada por considerarla no solo un género “menor”, sino únicamente destinada para amas de casa, como si eso fuera peyorativo.

En fin, como he dicho, en la II Feria de la Novela Romántica que se celebrará en Benicasim del 29 de junio al 2 de julio, si alguien se quiere dar cuenta de que no es un género minoritario, que asista (entrada gratuita) y que lo compruebe.

Y como siempre ocurre, una cosa ha llevado a la otra, y de preguntas con el recién incorporado Juan, hemos pasado a las características de una buena sinopsis, a buscar alguna palabra moribunda que rescatar del olvido y de repente estábamos hablando de los supervivientes de los campos de exterminio y de la guerra civil.

Así es como son las tertulias.

Por cierto, la palabra a rescatar es “achiperres” y a lo largo de esta semana nos la veréis utilizar en distintas entradas.

Ya sabéis, recuperar palabras moribundas es una de nuestras misiones, y podéis participar

La tertulia: la novela romántica

la virgulilla - tertulia literaria - felisa Bisbal - nina peña

Reportera: Mª Carmen Castillo

La tertulia “la Virgulilla”, desde ese refugio tan fresquito que es la terraza de “El cantonet de les Aules”, ha estado tramando multitud de proyectos, además de hablar sobre nuestra asistencia a la II Feria de la Novela Romántica, del 29 de junio al 2 de julio en Benicasim y de tratar sobre las diferencias básicas entre los relatos que Corín Tellado editaba como churros y las actuales tendencias de la novela romántica, sobre los distintos conflictos de pareja que diferencian la vida real de las novelas románticas y de otros miles de temas que van encadenándose, hasta que Felisa nos llama al orden y volvemos a esa mesa tertuliana literaria.

En ese momento, nos ha brindado la posibilidad de elegir (a ciegas de un saquito dispuesto al efecto) una palabra que contiene esa “ñ” tan emblemática con virgulilla incluida, y escribir con ella un micro-relato que vamos a publicar en una modesta revista cuando los tengamos todos reunidos y debidamente corregidos.

Y en esta ocasión, ha sido Pedro quien ha propuesto la recuperación de una palabra casi olvidada y su inclusión en diversas frases y comentarios a lo largo de esta semana, y más allá si lo deseáis. Lo digo porque quizá penséis que los tertulianos nos vamos de la olla con nuestros comentarios, pero no es así. Estamos colaboración en esa labor de recuperación, que esta semana contará con la palabra: cazcarrias (quién no la conozca, que se encomiende a San Google o mejor a un diccionario, para que no se pierdan las buenas costumbres)
Por supuesto estáis todos invitados a participar en los mini-relatos con ñ y en la recuperación de la palabra “cazcarrias”, dejando vuestros comentarios.

¿Se os ocurren más cositas sobre el tema de novela romántica que hemos tratado esta semana? Estaremos encantados de leerlas.

Palabras en peligro de extinción.

palabras en peligro de extinción

En la tertulia de hoy hemos rescatado de los baúles viejos y olvidados una palabra en vías de extinción; CAZCARRIA.

Definición

Sustantivo femenino. Este vocablo se refiere a un barro que se recolecta y se seca en  gran parte de la ropa, que se ve cerca de cualquier superficie.

De uso coloquial y rural usado en Uruguay se dice de una persona una cosa despreciable, ruin, indigno, aborrecible o repugnante, aplicada a personas y usada también como nombre común.

Si se te ocurre cualquier frase o mini-relato con esta palabra, te invitamos a ponerlo en comentarios, estaremos encantadas de leerlos, comentarlos y ayudar a que nuestras palabras no caigan en desuso.

Nuestra cita.

.TERTULIA LITERARIA LA VIRGULILLA
Jueves 25 de mayo de 2017 en la cafetería el Cantonet de les Aules, plaza de las aulas, Castellón a las 19:30
Tema:
~LA NOVELA ROMÁNTICA. Se aproxima la Feria Nacional de Novela Romántica de Benicàssim en la que participaremos así que vamos a ponernos al día sobre el tema.
~Rescataremos una nueva palabra moribunda
~Reparto de titulos para el relatario de la virgulilla e verano que llevará por nombre: Relatario de la virgulilla de la Ñ.
Escritores, futuros escritores que quieren hacer sus pinitos , lectores, artistas, culturetas inquietos, esta es vuestra tertulia, no solo hablamos…hacemos cosas