El puñal toledano

de Rosa Lluch Ayza

Resultado de imagen de puñal toledano

Mágica huella que desciendes por mis caderas, predispuestas a la acción intensa. En lugar de dormir. me marchito entre celosías y sedas, tan solo tú, agua, eres mi conduelo.

–¿Cambiar, dices? Cuando lo hagan el mar y las colinas azules. Decidida estoy a entablar disputas con mi puñal toledano, esta noche entre mil y una, si la puerta decide una vez más seguir callada y tus besos vuelen por esta ventana hacia el ocaso y, una vez aquietados resuelvan emprender galope en otras hojas sin domesticar; seguiré tu caballo, hasta sucumbir en sueños.

Frente al espejo, una imagen la sedujo, empezó a frotar la empuñadura con una de las sedas de baldaquín, cientos de estratos de tiempo alzaron el vuelo, dejando el áspid luminoso y desnudo, se acercó curiosa el puñal y la luz de luna le devolvió el rostro adolescente de Al-Mansur acicalándose en el espejo del agua.

Con razón anda rehuyéndome, mi cautivo Abd al-Azid, la misma sangre corre por nuestras venas, pero ¡Al.lah  es grande!

–¡Zahraaaaaaaaa!

Dentro del caparazón des harén, sus lágrimas eran simétricas a las gotas de lluvia que comenzaban a caer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s